JOSÉ Y SUS HERMANOS

Estudio 17

 

Texto:  Génesis 37

 

Temas:  Dios habla a las personas; Dios sabe todo; Dios tiene compasión por las personas; Dios cumple lo que dice;  Dios está presente en medio de nuestros sufrimientos

 

José y sus hermanos                                                                                       Génesis 37

 

Jacob, después de trabajar catorse años en Harán, volvió a Canaán.  Todavía tenía miedo de Esaú, pero Esau lo recibió y lo perdonó por lo que había pasado entre ellos.  Ahora, Jacob se llamaba Israel.  El se quedó a vivir en Canaán con su familia.  Esta es la historia de José, el hijo mayor de Israel y Raquel. 

            Cuando José era un muchacho de diecisiete años, cuidaba las ovejas junto con sus hermanos.  El llevaba a su padre quejas de la mala conducta de sus hermanos.

            Israel quería a José más que a sus otros hijos, porque había nacido cuando él ya era viejo.  Por eso le hizo una túnica muy elegante.  Pero al darse cuenta sus hermanos de que su padre lo quería más que a todos ellos, llegaron a odiarlo y ni siquiera lo saludaban.

            Una vez José tuvo un sueño, y se lo contó a sus hermanos; pero ellos lo odiaron más todavía, porque les dijo:  -- Escuchen, voy a contarles el sueño que tuve.  Soñé que todos nosotros estábamos en el campo, haciendo manojos de trigo; de pronto, mi manojo se levantó y quedó derecho, pero los manojos de ustedes se pusieron alrededor del mío y le hicieron reverencias.  --

            Entonces sus hermanos contestaron: -- ¿Quieres decir que tú vas a ser nuestro rey, y que nos vas a dominar? --

            Y odiaron todavía más por sus sueños y por la forma en que los contaba.

            Después José tuvo otro sueño, que también les contó a sus hermanos.  Les dijo: --¿Saben que tuve otro sueño, en el que veía que el sol, la luna y once estrellas me hacían reverencias? --

            Cuando José contó este sueño a su padre y a sus hermanos, su padre le reprendió y le dijo:  -- ¿Qué quieres decir con este sueño que tuvieste?  ¿Acaso tu madre, tus hermanos y yo tendremos que hacerte reverencias? –

            Y sus hermanos le tenía envidia, pero su padre pensaba mucho en este asunto.

            Un día los hermanos de José fueron a buscar pastos para las ovejas de su padre.  Entonces Israel le dijo a José:  -- Mira, tus hermanos están cuidando las ovejas.  Quiero que vayas a verlos. –

            --Iré con mucho gusto – contestó José.

            – Bueno – dijo Israel --, ve y fíjate cómo están tus hermanos y las ovejas, y regresa luego a traerme la noticia. –

             Entonces José fue en busca de sus hermanos y los encontró.  Ellos lo vieron venir a lo lejos, y antes de que se acercara hicieron planes para matarlo.  Se dijeron unos a otros:  -- ¡Miren, ahí viene el de los sueños!  Vengan, vamos a matarlo; luego lo echaremos a un poso y diremos que un animal salvaje se los comió.  ¡Y vamos a ver qué pasa con sus sueños! –

            Cuando Rubén, el mayor de todos, oyó esto, quiso librarlo de sus hermanos, y dijo: --  No lo matemos.  No derramen sangre.  Echenlo a este pozo que está en el desierto, pero no le pongan la mano encima. –

            Rubén dijo esto porque quería poner a salvo a José y devolvérselo a su padre;  pero cuando José llegó a donde estaban sus hermanos, ellos le quitaron la túnica que llevaba puesta, lo agarraron y lo echaron al pozo, que estaba vacío y seco.  Después se sentaron a comer.

            En esto, vieron venir una caravana de ismaelitas que traían en sus camellos productos para vender en Egipto.  Entonces Judá les dijo a sus hermanos: -- ¿Qué ganamos con matar a nuestro hermano, y después tratar de ocultar su muerte?  Es mejor que lo vendamos a los ismaelitas y no que lo matemos, porque después de todo es nuestro hermano.

            Sus hermanos estuvieron de acuerdo con él, y cuando los comerciantes ismaelitas pasaron por allí, los hermanos de José lo sacaron del pozo y lo vendieron a los ismaelitas por veinte monedas de plata.  Así se llevaron a José a Egipto.

            Cuando Rubén regresó al pozo y no encontró a José allí adentro, rasgó su ropa en señal de dolor.  Luego volvió a donde estaban sus hermanos, y les dijo: -- ¡El muchacho ya no está!  ¿Ahora qué voy a hacer? –

            Entonces ellos tomaron la túnica de José y la mancharon con la sangre de un cabrito que mataron; luego se la mandaron a su padre, con este mensaje:  “Encontramos esto.  Fijate bien si es o no la túnica de tu hijo.”

            En cuanto Jacob la reconoció, dijo:  “¡Sí, es la túnica de mi hijo!  Algún animal salvaje lo hizo pedazos y se lo comió.”  Entonces, Jacob rasgó su ropa y se vistió de luto, y por mucho tiempo lloró la muerte de su hijo.  Todos sus hijos y sus hijas trataban de consolarlo, pero él no quería que lo consolaran; al contrario, lloraba por su hijo y decía:  “Guardaré luto por mi hijo, hasta que vaya a reunirme con él entre los muertos.”         

            En Egipto, los ismaelitas vendieron a José a un hombre llamado Potifar, que era funcionario del faraón, el rey de Egipto, y capitán de su guardia.

Sí, así es. Esta es la historia que encontramos en la palabra de Dios.  Ahora, vamos a repasar la historia haciendo algunas preguntas.

 

Preguntas:

 

1.  ¿Cuál era el trabajo de los hijos de Israel?  ----  Ellos eran pastores que se trasladaban

     de un lugar a otro, con sus ovejas para encontrar pasto.

2.  ¿Cómo sabemos que Israel quería a José más que a sus otros hijos?  ---- Porque Israel

     le hizo a José una túnica elegante de muchos colores.

3.  ¿Al darse cuenta los hermanos de que su padre lo quería más a José, cómo   

      reacionaron ellos?  ----  Ellos llegaron a odiarlo a José y ni siquiera lo saludaban.

4.  ¿Cuál era el primer sueño que José relató a sus hermanos?  ----  José les dijo: “Soñé

     que todos nosotros estábamos en el campo, haciendo manojos de trigo; de pronto mi

     manojo se levantó y quedó derecho, pero los manojos de ustedes se pusieron

     alrededor del mío y le hicieron reverencias.

5.  ¿Qué dijeron los hermanos a José?  ----  Ellos le dijeron: “¿Quieres decir que tú

     vas a ser nuestro rey, y que nos vas a dominar?”  Por eso ellos odiaron más a José por

     sus sueños y por la forma en que los contaba.

6.  José tuvo otro sueño en que veía que el sol, la luna y once estrellas le hacían

     reverencias a él.  Cuando él relató este sueño a su familia, ¿cómo le reprendió su

     padre?  ----  Israel le dijo a José: “Qué quieres decir con este sueño que tuviste? 

     Acaso tu madre, tus hermanos y yo tendremos que hacerte reverencias?” 

7.  ¿Por qué un día Israel mandó a José para buscar a sus hermanos?   ----  Israel quería

     saber si todo estaba bien con ellos y con los rebaños.

8.  Cuando los hermanos de José lo vieron venir a José de lejos, ¿qué plan hicieron

     ellos?  ----  Ellos hicieron planes para matarlo.

9.  ¿Cuál hermano quiso librarlo a José de sus hermanos?  ---- Rubén.

10.  ¿Qué plan sugirió Rubén para salvar a José?  ----  El les dijo a los hermanos que era

       mejor echarlo en un pozo vacío y seco en el desierto.

11.  ¿Por qué Rubén les dijo eso?  ---- El quería salvar a José y devolvérselo a su

       padre.

12.  Cuando José llegó a donde estaban sus hermanos, ¿qué hicieron ellos?  ----

       Ellos quitaron la túnica que llevaba José, le agarraron y le echaron al pozo.

13.  Entonces, Rubén se fue y los otros hermanos de José se sentaron a comer.  En esto,

       vieron venir una caravana de ismaelitas, llevando sus productos a Egipto.  ¿Quién

       sugirió vender a José a este grupo de mercantiles?  ----  Judá.  ¿Por qué?  ----  Judá

       les dijo a sus hermanos que no vale la pena matar a José.  Era mejor que ellos lo

       vendieran.  Y los hermanos estaban de acuerdo.

14.  ¿Esta acción de los hermanos era pecado?  ----  Sí.

15.  Cuándo Rubén regresó al pozo y no encontró a José allí adentro, ¿por qué rasgó su

       ropa?  ---- El se dio cuenta que algo había pasado con José; rasgar la ropa era una

       señal de su dolor.

16.  Para dar a Israel, el padre, una razón por la desaparación de José, ¿qué hicieron los

       hermanos?   ----  Ellos tomaron la túnica de José y la mancharon con la sangre de un

       cabrito que mataron.

17.  ¿Los hermanos de José engañaron a Isaac con la túnica manchada?  Sí.

18.  ¿Cómo reaccionó Isaac? cuando él se dio cuenta que algo malo le había pasado a su

       hijo amado?  ----  El rasgó su ropa y se vistió de luto, y por mucho tiempo lloró por

       causa de la muerte de su hijo.

19.  ¿Este engaño de Isaac era pecado?  ---- Sí.

20.  ¿Por qué el engaño es pecado?  ---- Porque el  engaño siempre trae dolor, daño, y

       relacciones quebradas entre personas.  No viene de Dios.

21.  ¿En qué otro tiempo fue engañado Israel?  ---- Su tio Labán le engañó cuando le

       dio a Lea, en vez de Raquel.

22.  En  realidad, José no estuvo muerto.  ¿Qué pasó con él?  ----  En Egipto, los

       ismaelitas vendieron a José a un hombre llamado Potifar, que era funcionario del

       faraón, el rey de Egipto, y capitán de su guardia.

23.  ¿Dios tiene el poder para cambiar lo malo que le había pasado a José por algo bueno?

       ---- Sí.

24.  ¿Qué han aprendido ustedes en este estudio?

25.  Ahora, ¿quién puede relatar el estudio? 

 

Esta historia se encuentra en el libro de Génesis capitulo 37