JACOB EN HARÁN                             

Estudio 16

 

Texto:  Génesis 28, 29, 32, 35

 

Temas:  Hay un solo Dios; Dios habla a las personas; Dios tiene compasión para personas; Dios cumple lo que dice

 

Jacob en Harán                                                                                Génesis 28, 29, 32, 35                             

                       

            Jacob salió para ir a Harán.  Llegó a cierto lugar en Canaán y se quedó a pasar la noche, porque el sol ya se había puesto.  Tomó como almohada una de las piedras que había en el lugar, y se acostó a dormir.  Allí tuvo un sueño, en el que veía una escalera que estaba apoyada en la tierra y llegaba hasta el cielo, y por la cual los ángeles de Dios subían y bajaban.  También veía que el Señor estaba de pie junto a él, y que le decía:  “Yo soy el Señor, el Dios de tu abuelo Abraham y de tu padre Isaac.  A ti y a tus descendientes les daré la tierra en donde estás acostado.  Ellos llegarán a ser tantos como el polvo de la tierra, y se extenderán al norte y al sur, al este y al oeste, y todas las familias del mundo serán bendecidas por medio de ti y de tus descendientes.  Yo estoy contigo; voy a cuidarte por dondequiera que vayas, y te haré volver a esta tierra.  No voy a abandonarte sin cumplir lo que te he prometido.”

            Cuando Jacob despertó de su sueño, pensó:  “En verdad el Señor está en este lugar, y yo no lo sabía.” 

            Al día siguiente Jacob se levantó muy temprano, tomó la piedra que había usado como almohada, la puso de pie como un pilar, y la consagró derramando aceite sobre ella.  Allí Jacob hizo esta promesa: “Si Dios me acompaña y me cuida en este viaje que estoy haciendo, si me da qué comer y con qué vestirme y si regreso sano y salvo a la casa de mi padre, entonces el Señor será mi Dios.  “Y siempre te daré, oh Dios, la décima parte de todo lo que tú me des.”

            Jacob siguió su camino.  En el campo vio un pozo, cerca del cual estaban descansando tres rebaños de ovejas. Jacob preguntó a los pastores:  --¿De dónde son ustedes, amigos míos? 

--Somos de Harán.—contestaron ellos. 

--¿Conocen ustedes a Labán? – volvió a preguntar? 

--Sí, lo conocemos – respondieron ellos.

--¿Está bien de salud? – insistió Jacob

--Sí, Laban está bién. – dijeron los pastores – Mire, usted, aquí viene su hija Raquel con sus ovejas. 

            Mientras Jacob estaba hablando con ellos, Raquel llegó con las ovejas de su padre, pues ella era quien las cuidaba.  Tan pronto, como Jacob la vio con las ovejas de su tío Labán, fue y quitó la piedra de la boca del pozo, y les dio agua a las ovejas; luego la saludó con un beso, y comenzó a llorar.  Cuando Jacob le contó que él era hijo de Rebeca, Raquel fue corriendo a contárselo a su padre. 

            Labán, al oir hablar de Jacob, el hijo de su hermana, salió corriendo a recibirlo, lo abrazó, lo saludó con un beso y lo llevó a su casa. 

            Jacob se quedó con Labán durante un mes.  Después de ese tiempo, Labán le dijo:  --No vas a trabajar para mí sin ganar nada, solo porque eres mi pariente.  Dime cuanto quieres que te pague.

            Labán tenía dos hijas:  la mayor se llamaba Lea, y la menor; Raquel.  Lea tenía unos ojos muy tiernos, pero Raquel era hermosa de pies a cabeza.  Como Jacob se había enamorado de Raquel, contestó:  -- Por Raquel, tu hija menor, trabajaré siete años para ti.

            Entonces Labán contestó:  --Es mejor dártela a ti que dársela a un extraño.  Quédate conmigo.

            Y así Jacob trabajó por Raquel durante siete años, aunque a él le pareció muy poco tiempo porque la amaba mucho.  Cuando pasaron los siete años, Jacob le dijo a Labán:  --Dame mi mujer, para que me case con ella, porque ya terminó el tiempo que prometí trabajar por ella.

            Entonces Labán invitó a todos su vecinos a la fiesta de bodas que hizo.  Pero por la noche Labán tomó a Lea y se la llevó a Jacob, y Jacob durmió con ella.  A la mañana siguiente Jacob se dio cuenta de que había dormido con Lea y le reclamó a Labán:  --¿Qué cosa me has hecho?  ¿No trabajé contigo por Raquel?  Entonces, ¿por qué me has engañado?

            Y Labán contestó:  --Aquí no acostumbramos que la hija menor se case antes que la mayor.  Cumple con la semana de bodas de Lea y entonces te daremos también a Raquel, si es que te comprometes a trabajar conmigo otros siete años. 

            Jacob aceptó, y cuando terminó la semana de bodas de Lea, Labán le dio a Raquel  por esposa.  Jacob se unió a Raquel, y la amó mucho más que a Lea, aunque tuvo que trabajar con Labán durante siete años más.

            Entonces. los hijos de Jacob fueron doce.  El tenía seis hijos por su esposa Lea y dos hijos por cada una de las esclavas de Lea y Raquel.  Más tarde, Raquel le dio a Jacob dos hijos, que se llamaba José y Benjamín.  Jacob no se quedó con su nombre.   En un encuentro con Dios, Dios cambió su nombre a Israel.

Sí, así es. Esta es la historia que encontramos en la palabra de Dios.  Ahora, vamos a repasar la historia haciendo algunas preguntas.

 

Preguntas:

 

1.  ¿Por qué Jacob huyó de su hogar a Harán?  ---- Porque su hermano Esaú quería

     matarle.

2.  En el camino a Harán, Jacob se paró a pasar una noche.  ¿Cuál era el

     sueño que él tuvo allí?  ---- El veía una escalera que estaba apoyada en la tierra y

     llegaba hasta el cielo, y por la cual los ángeles de Dios subían y bajaban.  También

     veía que Dios el Señor estaba de pie junto a él.

3.  En su sueño, ¿cómo se identificó Dios a Jacob?  ---- Dios le dijo:  “Yo soy el Dios de

     tu abuelo Abraham y de tu padre Isaac.”

4.  ¿Qué nos enseña eso sobre Dios?  ---- Dios no está limitado por el tiempo.  El es el

     único Dios y todavía está trabajando en las vidas de los descendientes de Abraham.

5.  A Jacob, Dios le repitió el pacto que había hecho con Abraham.  ¿Qué le dijo Dios?

     ----Dios le dijo:: “A ti y a tus descendientes les daré la tierra en donde estás acostado.

     Ellos llegarán a ser tantos como el polvo de la tierra, y se extenderán al norte y al sur,

     al este y al oeste, y todas las familias del mundo serán bendecidas por medio de ti y de

     tus descendientes.  Yo estoy contigo; voy a cuidarte por dondequiera que vayas; y te

     haré volver a esta tierra.  No voy a abandonarte sin cumplir lo que te he prometido.” 

6.  ¿Jacob sabía que Dios le estaba hablando por medio de este sueño?  ---- Sí.

7.  ¿Qué nos enseña eso sobre Dios?  ---- Dios se comunica con las personas. 

8.  ¿Cuál era la promesa que Jacob hizo?  ----El dijo: “Si Dios me acompaña y me cuida

     en este viaje que estoy haciendo, si me da qué vestirme, y si regreso sano y salvo a la

     casa de mi padre, entonces el Señor será mi Dios.  Siempre te daré, oh Dios, la décima

     parte de todo lo que tú me des.

9.  Después de eso, Jacob continuó en su viaje.  ¿A quiénes encontró Jacob afuera de la

     cuidad de Harán?  ---- El encontró a pastores con sus rebaños. 

10.  Mientras Jacob estaba hablando con ellos, ¿quién llegó con las ovejas de su padre? 

       ---- Raquel, la hija de Labán, el tío de Jacob.

11.  Cuando Jacob le contó a Raquel que él era sobrino de su padre Labán, ella fue

       corriendo a contárselo a su padre.  ¿Cómo recibió Labán a  Jacob?  ----  El salió  

       corriendo a recibirlo, lo abrazó, lo saludó con un beso y lo llevó a su casa.

12.  Jacob se quedó con Labán durante un mes.  Después de ese tiempo, ¿qué le dijo

       Labán a Jacob?  ----  Labán le dijo: “No vas a trabajar para mí sin ganar nada,

       solo porque eres mi pariente.  Dime cuánto quieres que te pague.”

13.  ¿Cómo respondió Jacob a Labán?  ---- Jacob le dijo: “Por Raquel, tu hija menor,

       trabajaré siete años para ti.”

14.  ¿Porque Jacob le dijo eso a Labán?  ---- Porque él estaba enamorado de Raquel;

       ella era hermosa de pies a cabeza.

15.  ¿Labán tenía otra hija? ---- Sí.

16.  ¿Cómo se llamaba ella?  ----  Lea.

17.  ¿Y cómo era Lea?  ---- Ella era la hija mayor; tenía unos ojos muy tiernos.

18.  ¿Labán aceptó el plan de Jacob para casarse con Raquel?  ---- Sí, él lo aceptó.

19.  Entonces, los siete años pasaron y Labán invitó a todos sus vecinos a la fiesta de

       bodas que hizo él para Jacob y Raquel.  Pero, la mañana siguiente, ¿con quién

       había dormido Jacob en la noche?  ---- El pasó la noche con Lea.

20.  ¿Qué le dijo Jacob a Laban?  ----  El le dijo: “¿Qué cosa me has hecho?  ¿No trabajé

       contigo por Raquel?  Entonces, ¿por qué me has engañado?”

21.  Labán le dijo a Jacob algo acerca de sus costumbres?  ¿Cuál era?  ----  Labán le dijo

       a Jacob que en la costumbre de su familia la hija menor no podía casarse antes que la

       mayor.

22.  ¿Qué tipo de persona era Labán?  ----  El era un engañador, como su hermana Sara.

23.  ¿Lo que Labán hizo a Jacob era pecado?  ---- Sí.

24.  ¿Qué otra persona que hemos estudiado era una persona engañosa?   ---- Jacob.

25.  A final, ¿qúe tenía que hacer Jacob par recibir a Raquel como esposa?  ---- El la

       recibió después de la boda de Lea, pero, tenía que trabajar por ella siete años más.

26.  ¿Cuántos hijos tuvo Jacob por sus mujeres?  ---- El tuvo doce.

27.  ¿Cómo se llamaban los dos hijos de Raquel?  ----  Ellos se llamaban José y

       Benjamín.

28.  En el proximo estudio, vamos a aprender más sobre José.  ¿Qué piensa, por tener

       más de una mujer en la casa, Jacob va a tener problemas con sus mujeres e hijos? 

       ---- Sí, va a tener problemas.

29.  ¿Qué ha aprendido usted en este estudio?

30.   Ahora, ¿quién puede relatar el estudio?

 

Esta historia se encuentra en el libro de Génesis en los capitulos 28, 29, 32 y 35