JACOB QUITA LA BENDICION DE ESAÚ

Estudio 15

 

Texto:  Génesis 27-28

 

Temas:   Dios lo sabe todo; Las personas son pecadores, pero Dios obra a pesar de esto

 

Jacob quita la bendicion de Esaú                                                      Génesis 27-28

 

Isaac estaba ya muy viejo, y se había quedado ciego.  Un día llamó a Esaú, su hijo mayor, y le dijo: Ya ves que estoy muy viejo y un día de estos me puedo morir.  Por eso quiero que vayas al monte con tu arco y tus flechas para cazar algún animal.  Prepara luego un guisado sabroso, como a mí me gusta, y tráelo para que yo lo coma.  Entonces te daré mi bendición antes de morir. 

Pero Rebeca estaba oyendo lo que Isaac le decía a Esaú.  Por eso, en cuanto este se fue al monte a cazar algo para su padre, ella dijo a Jacob, su hijo menor:  Mira, oí que tu padre estaba hablando con tu hermano Esaú, y oí lo que le decía.  Entonces, hijo mío, escucha bien lo que te voy a decir:  Ve a donde está el rebaño, y traéme dos de los mejores cabritos; voy a prepararle a tu padre un guisado sabroso.  Tú se lo vas a llevar para que lo coma, y así te dará a ti su bendición.

Pero Jacob le dijo a su madre:  Mi hermano tiene mucho pelo en el cuerpo, y yo no.   Si mi padre llega a tocarme y me reconoce, va a pensar que me estoy burlando de él; entonces haré que me maldiga en lugar que me bendiga.  Pero su madre le contestó:  Hijo mío, que esa maldición recaiga sobre mí.  Tú haz lo que te digo. 

            Así lo hizo Jacob y su madre preparó entonces un guisado sabroso, como a Isaac le gustaba, sacó la mejor ropa de Esaú, su hijo mayor y se la puso a Jacob, su hijo menor.  Luego con la piel de los cabritos, le cubrió a Jacob los brazos y el cuello y le dio el guisado y el pan que había preparado. 

            Entonces Jacob entró donde estaba su padre y le dijo:  “¡Padre!”  -- Aquí estoy.  ¿Cuál de mis hijos eres tu? – preguntó Isaac.

            Soy Esaú, tu hijo mayor.  – contestó Jacob.-- Ya hice lo que me dijiste.  Levántate, por favor; siéntate y come del animal que he cazado, y dame tu bendición. 

            Entonces, Isaac le preguntó:  ¿Cómo pudiste encontrarlo tan pronto, hijo mío?  El Señor tu Dios me ayudó a encontrarlo, respondió Jacob.  Pero Isaac le dijo:  Acércate y déjame tocarte, a ver si de veras eres mi hijo Esaú.  Jacob se acercó para que su padre lo tocara.  Entonces Isaac dijo:  La voz es la de Jacob, pero los brazos son los de Esaú.  Así que no lo reconoció, porque sus brazos tenían mucho pelo, como los de su hermano Esaú. 

            Pero cuando iba a darle su bendición, volvió a preguntarle:  ¿De veras eres mi hijo Esaú?  -- Si, yo soy Esaú — respondió Jacob.

            Entonces su padre le dijo:  Sírvame, hijo mío y entonces te daré mi bendición.  Isaac comió y bebió, y luego le dijo: -- Acércate, hijo y dame un beso.  --  Cuando Jacob se acercó para besarlo, Isaac le olió la ropa. 

            Entonces lo bendijo con estas palabras:  Que Dios te dé la lluvia del cielo, las mejores cosechas de la tierra.  Que las naciones se arrodillen delante de ti.  Gobierna a tus propios hermanos.  Los que te maldigan serán malditos, y los que bendigan serán benditos.

            Había terminado Isaac de bendecir a Jacob, y apenas salía Jacob de donde estaba su padre, cuando Esaú regresó de cazar.  También él preparó un guisado sabroso, se lo llevó a su padre.  Isaac le preguntó:  --¿Quién eres tu? --  — Soy Esaú, tu hijo mayor – contestó. 

            Isaac se quedó muy sorprendido, y con voz temblorosa dijo que ya se había dado la bendición a Jacob.  Cuando Esaú oyó lo que su padre decía, se puso a llorar amargamente, y gritó: -- ¡Dame también tu bendición, padre mío!  -- 

            Pero Isaac le contestó:  -- Ya vino tu hermano, y me engañó, y se llevó la bendición que era para ti. --  

            Desde entonces Esaú odió a Jacob y quería matarlo.  Cuando Rebeca supo lo que Esaú estaba planeando, mandó llamar a Jacob y le dijo: -- Mira, tu hermano Esaú quiere matarte para vengarse de ti.  Por eso hijo, escúchame; huye en seguida a Harán, a casa de mi hermano Labán.  Quédate con él por algún tiempo, hasta que se le pase el enojo a tu hermano y olvide lo que le has hecho.  ¡No quiero perder a mis dos hijos en un solo día! –

            Entonces Rebeca dijo a Isaac que mejor sería que no se case con mujer Cananea y que le manden a Jacob a Harán.  Así que Isaac bendijo a Jacob y lo envió a la casa de Laban.

Sí, así es. Esta es la historia que encontramos en la palabra de Dios.  Ahora, vamos a repasar la historia haciendo algunas preguntas.

 

Preguntas: 

 

1.  Isaac ya éra anciano, y se había quedado ciego.  ¿Para qué llamó un día a Esaú, su hijo

     mayor?  ----  El quería que Esaú vaya al monte para cazar algún animal y

     preparar un guisado sabroso.  Después de eso, Isaac quería darle a Esaú su bendición

     antes de que muera.

2.  ¿Quién estaba escuchando lo que Isaac le decía a Esaú?  ----  Rebeca estaba

     escuchando.

3.  Después de escuchar la conversación entre Isaac y Esaú, ¿qué le dijo Rebeca a Jacob,

     su hijo menor?  ----  Ella le dijo que Isaac quería dar su bendición a su hermano.

     Entonces, ella mandó a Jacob al rebaño para traer dos de los mejores

     cabritos para preparar un guisado sabroso como al que le gustaba a Isaac.  En esta

     manera  Jacob podía llevar esta comida a su padre y recibir la bendición en vez que su

     hermano Esaú.

4.  La Biblia no dice exactamente, pero, ¿por qué Rebeca quería la bendición de Isaac

     para Jacob, en vez que Esaú?  ---- Tal vez la razón fue que ella prefería a Jacob más

     que Esaú.  También, ella tenía una relación mejor con Jacob porque él acostumbraba 

     quedarse más en la casa con ella.

5.  ¿Cuál era la duda que Jacob tenía acerca del plan de Rebeca?  ----  Jacob le dijo a su

     madre que él no era como su hermano Esaú.  Jacob dijo que Esaú tenía mucho pelo en

     el cuerpo y si su padre llegara a tocarle y reconocerle; entonces, le maldeciría en vez

     de bendecirle.

6.  Por fin Rebeca convenció a Jacob y él le obedeció.  Entonces, cuando Rebeca tenía el

     guisado sabroso preparado, ¿qué otras cosas hizo ella para disfrazar a su hijo?  ----

     Rebeca sacó la mejor ropa de Esaú que estaba guardada en la casa y se lo puso a

     Jacob.  También, ella cubrió los brazos y la parte del cuello de Jacob donde no tenía

     pelo con la piel de los cabritos cocidos.

7.  ¿El plan de Rebeca tuvo éxito?  ---- Sí.  Con este disfraz, Jacob engañó a su padre.

8.  ¿Cómo afectó a la familia lo que hicieron Jacob y Rebeca?  ---- Sus acciones

     quebraron las relaciones entre la familia.

9.  ¿Cuál era la bendición que Jacob recibió de su padre?  ----  Isaac le bendijo a Jacob

     con esta palabras:  “Tu Dios te dé la lluvia del cielo; las mejores cosechas de la

     tierra.  Que las naciones se arrodillen delante de ti.  Gobierna a tus propios hermanos.

     Los que te maldigan serán malditos, y los que te bendigan serán benditos.”

10.  Habíendo terminado Isaac de bendecir a Jacob, y cuando Jacob estaba saliendo de la

       presencia de su padre, ¿quién se presentó a su padre con otro guisado sabroso?  ----

       Esaú.

11.  ¿Por qué se quedó Isaac muy sorprendido con otro plato de comida?  ---- Isaac se dio

       cuenta que él fue engañado y que había dado su bendición al hijo menor.

12.  ¿Cómo reaccionó Esaú al escuchar eso de su padre?  ----  Esaú se puso a llorar

       amargamente.  El se dio cuenta de que su hermano lo había engañado otra vez.

13.  ¿Lo que hiciéron Rebeca y Jacob era pecado?  ---- Sí.

14.  ¿Ellos pidieron perdón por maltratar a Isaac y Esaú?  ---- No.

15.  Hemos visto en los estudios anteriores que cuando hay pecado en la vida de una

       persona, resulta en castigo y separación de Dios.  ¿Cuáles eran las

       consecuencias de estos hechos malos de Rebeca y Jacob en este estudio?  ---- Ahora

       las relacciones entre los miembros de esta familia estaban quebrados.  Esaú odiába a

       Jacob por la bendición que le había dado su padre, y tenía planes para matarlo.

16.  ¿En qué otro estudio hemos visto problemas entre hermanos?  ---- Caín odió a su

       hermano Abel hasta que en un día él lo mató.

17.  ¿Hoy en día, los celos, el odio, y el engaño tráen los mismos resultados entre las

       relaciones humanas?  ---- Sí.  Por qué?  ----  Porque estas cosas son pecado.

18.  Cuando Rebeca supo que Esaú tenía planes de matar a su hermano Jacob, ¿qué otro

       plan hizo ella?  ----  Ella pensó en una manera para salvar a Jacob.  Ella le dijo:

       “Huye enseguida a Harán, a casa de mi hermano Labán.  Quédate con él por un

       tiempo, hasta que se le pase el enojo a tu hermano y olvide lo que le has hecho.”

19.  Entonces, Isaac bendijo a Jacob otra vez y lo mandó a la casa de su tio.   ¿Si Jacob no

       hubiéra engañado a su hermano, hubiéra tenido que salír de su hogar?  ----

       Problamente, no.

20.  Si tú hubieras sido Jacob, ¿cómo te sentirías ahora?  ----

21.  Si tú hubieras sido Esaú, ¿cómo te sentirías ahora?  ----

22.  ¿Cómo afecta el pecado a las relaciones?  ----  El pecado nos separa el uno del otro.

       El pecado rompe las relaciones.

23.  ¿Ahora, quién puede relatar este estudio?

 

Esta historia se encuentra en el libro de Génesis en los capitulo 27 y 28